La política del café.

¿Cuantas veces hemos ido a un bar y hemos pedido un café a nuestro gusto?

«Café con leche de soja, templado, sin espuma, en vaso, corto de café y con azúcar moreno». El camarero nos pondrá mala cara y sin embargo tendremos el café a nuestro gusto a pesar del riesgo de que tanta información tan especifica termine por confundir al trabajador y o lo ponga demasiado frio o demasiado caliente o largo de café o con sacarina en vez e azúcar moreno.

La sociedad capitalista del nuevo milenio ha conferido al consumidor un poder que antes no podríamos ni imaginarnos. Pero no solo el sistema capitalista solo ha dado lo que culturalmente demandamos. No es algo generacional, todos, repito, todos queremos un producto al gusto que satisfaga todas nuestras demandas y pensamos, además que la forma en la que tomamos el café es la mejor manera de tomarlo, cuando por ejemplo, un café demasiado frio o demasiado caliente va en detrimento de la bebida.

En política nos pasa algo parecido. Queremos partidos y políticos a nuestro gusto casi al detalle. Queremos tener a los políticos mejor preparados y más profesionales, pero a la vez los más cercanos y los más parecidos a nosotros. Queremos lideres de equipos, pero expertos en la materia a la que se van a dedicar en concreto.

Los queremos jóvenes y con experiencia, que sepan comunicar, pero que no se centren en el espectáculo de la política.

Los queremos perfectos y sin errores, pero dispuestos a reconocer equivocaciones que no estamos dispuestos a perdonar.

Lo queremos todo y no nos damos cuenta de que tal vez no podamos tener todo o que si lo queremos tal y como lo deseamos, perderemos calidad en la política. Somos votantes y las decisiones que nos llevan a votar son complejas y cada unos y una tiene las suyas, pero el que seamos votantes no nos convierte en expertos en política, ni en estrategia electoral ni en comunicación política.

Lo que nos da poder no es nuestro conocimiento, si no nuestra condición de ciudadanos, vecinos o nacionales de un país, estado o nación, por eso no hay un voto mejor que otro como no hay un café mejor que otro, tan solo el café adecuado para la persona adecuada.

Avatar de mikelgomezgar@gmail.com

Tagged in :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mikel Gómez

1.5M Followers

«Como politólogo y experto en comunicación política, mi objetivo en redes sociales es promover un ambiente de respeto, diálogo constructivo y participación cívica. Compartiré información imparcial, educativa y basada en hechos, fomentaré debates respetuosos y alentaré a la comunidad a involucrarse en asuntos políticos. La transparencia, la tolerancia y el compromiso con la justicia social serán pilares fundamentales de mi presencia en línea. Juntos, trabajaremos para comprender mejor la política y contribuir a una sociedad más informada y comprometida.«

Últimas entradas

More Articles & Posts